Home

07/07/2016

Hoy el día amaneció despejado, por lo que decidimos que era la mañana perfecta para subirse a un mirador y disfrutar de las vistas de la ciudad .

Pero lo primero era ir a por nuestro Luquiñas, que llevaba dos días perdido y ya empezábamos a echarlo un poquito de menos. Cuando llegamos a la estación ya estaba nuestra mochila esperando por nosotros y sólo tuvimos que firmar el recibí. Como había hecho yo la reclamación tuve que enseñar mi pasaporte y escribir datos en la hoja de entrega. Hasta ahí todo normal. El caso es que el agente que me atendía me hizo repetir varias veces mi nombre : ¿Ana? (risitas al fondo) ¿nombre Ana? (más jiji de los que estaban en las otras mesas) ¿sólo Ana?. Así fue como descubrimos que Ana en japonés significa “agujero”.

Una vez reunida de nuevo toda la familia nos fuimos en el metro hasta la estación JR Shinjuku  y como hacía bastante calor cogimos un bus para ir hasta el cercano edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio (lo que viene siendo el ayuntamiento) también conocido como Tochõ.  Por cierto, en la estación de Shinjuku nos encontramos con un mural de lo más inquietante.

 

El edificio está formado por dos torres Tokyo Metropolitan Government Building - Tochou.JPGcon un observatorio panorámico en cada una de ellas. Estos miradores están en la planta 45, a una altura de 202 metros, y la entrada es gratuita. Además de disfrutar de las vistas puedes tomar algo en la cafetería o comprar un regalo en la tienda de recuerdos. Si tienes tiempo lo mejor es subir a los dos miradores.

Aquí también se encuentra el “centro de prevención de desastres naturales” y en la planta principal hay un cartel informando sobre la resistencia de la construcción en situaciones de estrés. Todo  muy tranquilizador.

Después de un buen rato haciendo fotos decidimos salir a buscar un sitio para comer y a tan sólo unos metros nos encontramos una pequeña plaza   donde había un mercadillo, restaurantes ambulantes y un montón de oficinistas comiendo en unas coquetas mesitas de jardín. Nos pareció el sitio perfecto y allí nos quedamos, a disfrutar de unas raciones de pollo con arroz, aguacate y queso fundido a la sombra de los rascacielos.

mantis

 

También aprovechamos para conocer la fauna del lugar (me refiero a los bichos). Por cierto, si viajas a Japón recuerda traer repelente para mosquitos y alguna loción calmante por si no funciona el repelente (aunque también puedes comprarlos aquí, claro).

 

Y después de pasar la mañana en Shinjuku cogimos de nuevo el metro y nos fuimos a Ochanomizu.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s